ACTUALIDAD INICIO > ACTUALIDAD

Las auditoras encabezan el ranking de honestidad y transparencia del IE Center for Insurance Research

ICJCE

El propósito del informe ha sido obtener una radiografía actual de la confianza de los ciudadanos y de los inversores

El propósito del informe del IE Center for Insurance Research, Cecabank y el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), ha sido obtener una radiografía actual de la confianza de los ciudadanos y de los inversores, que sirva para diseñar estrategias destinadas a fomentar el ahorro y la inversión de las familias. Cuestiones de gran importancia ante una población longeva preocupada por mantener su nivel de ingresos en la jubilación o frente a coyunturas adversas y acontecimientos imprevistos como la pérdida de empleo.

El inversor percibe que las entidades bancarias presentan mayor nivel de solvencia y profesionalidad. Pero si nos ceñimos al ámbito de la honestidad y de la transparencia, son las auditoras las que se sitúan a la cabeza del ranking. En todas las entidades la solvencia y la profesionalidad obtienen valoraciones superiores a la honestidad y transparencia.

Éstas son algunas de las conclusiones del barómetro de la confianza del Inversor Español elaborado por IE Center for Insurance Research, promovido por Cecabank y el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), que analiza el entorno y las condiciones que rodean a los ciudadanos para desarrollar una actividad inversora, así como el comportamiento y las experiencias de aquellos que ya invierten.

En la primera parte del informe se analizan los conocimientos financieros de la población en general, sus actitudes frente al ahorro e inversión y su confianza en las instituciones financieras. La segunda está enfocada al análisis específico de las pautas y comportamientos del inversor. 

En este sentido, el producto más popular entre los inversores es el Plan o Fondo de Pensiones (28% de las familias lo tienen), seguido del Fondo de Inversión (17%), de la inversión en acciones cotizadas (12%), de los seguros de ahorro (11%) y de valores de renta fija (5%). La inversión en los restantes productos es marginal en la población analizada.

Los inversores sólo conocen suficientemente bien aquellos productos en los que invierten, lo que indica que están adquiriendo sus conocimientos financieros a través del denominado “learning by doing”, con el riesgo que ello implica en un ámbito como el de los mercados financieros, que se caracteriza por su elevada volatilidad.

Su confianza en las instituciones financieras es algo superior a la del resto de la población, a pesar de que gran parte de ellos desconoce las funciones y garantías que aportan algunas de las instituciones financieras que participan en los mercados, como auditoras o depositarias.

“Esforzarnos en proteger las inversiones de las familias es una responsabilidad que compartimos entidades financieras y reguladores. La función del depositario, todavía poco conocida, es clave para garantizar la adecuada protección del partícipe de los productos más populares, los Fondos de Inversión y los Planes de Pensiones”, ha resaltado José Carlos Sánchez-Vizcaíno, Director de Depositaría de Fondos de Cecabank.

En este sentido, Mario Alonso Ayala, presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE) destacó que “casi la mitad de los inversores encuestados no saben que las empresas cotizadas están obligadas a auditarse, es decir, desconocen el enorme valor que les aporta esta herramienta invisible para ellos”.

Alonso Ayala también explicó la reforma radical que está viviendo el sector en la legislación y en las normas técnicas de auditoría. “Desde un punto de vista normativo, estamos en el año cero de las finanzas. Los auditores nos vamos a enfrentar a cambios sin precedentes a la hora de elaborar los informes y está por ver cómo funcionarán estos cambios que pretenden mejorar los niveles de independencia, la comprensión de los informes y la detección de problemas”.

En cuanto a la experiencia pasada del inversor, aquellos que han invertido en seguros de ahorro manifiestan mayor nivel de satisfacción, con sólo un 8% de los inversores reportando experiencias negativas, frente al 38% de los que invirtieron en preferentes, el 25% de los que lo hicieron en acciones, o el 15% de los que lo hicieron en fondos de inversión o de pensiones.

Laura Núñez, Directora Académica de IE Center for Insurance Research, y co-autora del estudio, señaló que “esta menor tasa de experiencia negativa en los seguros de ahorro no se ve reflejada en la cuota de mercado que estos tienen en la inversión de las familias, probablemente debido al desconocimiento que la población y los propios inversores que lo adquieren tienen del mismo, como reflejan los resultados de este informe”.

En este sentido, la profesora Núñez subrayó la labor pendiente que las aseguradoras tienen en la mejora de la información y la comercialización de los seguros de ahorro, animando también a las autoridades financieras a simplificar y homogeneizar las características y el tratamiento fiscal de los productos de ahorro con beneficios fiscales, al mismo tiempo que indicaba que “es necesario mantener y potenciar el tratamiento fiscal favorable de los productos que incentivan el ahorro a largo plazo de las familias, ya que redunda en beneficio de toda la sociedad”.

El estudio indica que la banca intermedia el 80% de las inversiones, frente a una cuota del 12% para las aseguradoras y que la oficina tiene todavía un peso mayoritario en todos los intermediarios. El segundo canal en importancia para la banca es ya el online, mientras que para las aseguradoras sigue siendo el telefónico.

El informe concluye que es necesario dotar de un mayor conocimiento financiero a la población y a los inversores, y ofrecer una mayor garantía de buenas prácticas en las entidades financieras. Señala que ello contribuiría a reforzar la confianza de los ciudadanos en el sistema financiero y a fomentar una cultura positiva no solo hacia el ahorro, sino especialmente hacia la inversión.

En este sentido, puntualiza que tanto las autoridades financieras o instituciones públicas, como las entidades financieras privadas y las instituciones educativas, deben responsabilizarse de diseñar estrategias que logren aumentar la competencia financiera y fomentar unos hábitos responsables y saludables de ahorro e inversión en la sociedad española.

Fuente: Compromiso RSE - www.compromisorse.com

#auditoria

#auditores